Cuando la familia ataca

Ayer, después de haber salido a la carretera nacional con una parte de la familia y comer en un restaurant fatal,  volvimos a casa mi madre y yo algo cansados.

Eran las 9 de la noche y mi madre no había dormido en poco más de 24 hrs, yo por mi parte sólo dormí 4 horas de la noche del viernes y la larga caminata y las, en total, 4 horas viaje hicieron estragos en nosotros.

¡Pero oh sorpresa! cuando mi madre tenía apenas una hora y media dormida (ya a las 23:oo hrs) y yo me disponía a hacer lo propio, recibimos una llamada de parte de dos primos suyos (que nos visitaban desde Cd. Juárez) que avisaban que estaban por llegar a casa. ¡Coño! la noche estaba arruinada: en mi casa moríamos de sueño, cansancio y todavía faltaba recibir a parte de la familia de mi madre que vive en el rancho y tienen un talento especial para caer como patadas en los huevos.

Llegaron a casa 6 personas provenientes de Cd Juárez y Torreón de las cuales en 20 años de vida sólo había visto a uno de ellos y me caía de la chingada (aprendí a tolerarlo y ya no me cae tan mal desde hace 3 horas), por lo tanto no sentía compromiso de verlos y de intimar con ellos, sólo saludé y me alejé para no sentir tanto coraje por la irresponsabilidad de ellos al ni siquiera avisar que venían “de visita”.  Me fuí a dormir en punto de la 1 de la mañana despertando alrededor de 3 veces por los gritos y jugueteos de los niños (tecnicamente mis primos), a la cuarta vez me levanté y los callé. Lo siento, pero no tengo tacto con los pequeños.

“El pedo” se acabo a las 3 am.

Hoy una prima de mi madre salió al hospital para ver como sigue su suegra (la razón específica del porque vinieron a la ciudad) junto a su marido y sus pequeños. El otro primo de mi madre junto a su sobrino fueron a turistear. Por la tarde habrá carne asada y reunión familiar. No estan invitados.

Al parecer “la visita” regresa mañana a Juárez (eso espero) y, ojalá, todo regrese a la normalidad.

Reportando desde Monterrey, tierra con el clima más regular de todo México (sí, todo el año está de la reverenda chinagda), A77AQUERO Peláez.

¡Saludos bandera!