Arremeten contra Bush

Éstas son claras señales de que a “Georgito” Bush cada vez lo quieren menos.

Mientras daba un discurso en Irak, un reportero de pronto se quitó los zapatos y avientó al mandatario gringo. Gracias a los reflejos y ágiles movimientos de Bush no pudieron darle (lero, lero pinchi terrorista).

En la cultura iraquí, según escuché, arrojarle los zapatos y/o mostrarle las suelas de los mismo a alguien es una señal de desprecio y odio. ¡Tómala!

¡Chale!

Qué bonito se hubiera visto Bush al recibir tremendo zapatazo, que según, dijo bromeando después del incidente, eran del número 10. Jojojo