Las inmortales

Desde hace aproximadamente 10 años existe en Monterrey un concepto radial (que desde hace un año ya se llevó a televisión) llamado Las Inmortales, el cual consiste en revivir esa bonita (not) música grupera de la época de los 70’s, 80’s y 90’s. ¡Huevos!

Sigo sin entender que pedo con ésta ciudad, el rezago y estancamiento musical está muy cabrón. Existen sólo 3 estaciones que tocan rock, dos de ellas (91X y Classic) programan rock clásico, pop, hard rock y heavy metal , la otra (D99) como maneja rock, también lo hace con el pop, el rap y el hip hop.

El problema de la música inmortal (sic) es que a nadie le importa, sólo a los “rucos” que gustan de revivir aquellas épocas en que iban a los bailes del Grupo Vaquero, Los Barón de Apodaca y demás madres en la Arena Croc, hoy Arena Santa Lucía (donde actualmente se hacen tocadas de rock).

Éste ridículo concepto sólo funciona con los padres de familia, porque, sinceramente yo no conozco algún “chavo” que diga: “¡verga! qué buen material programan en Las inmortales” o “Ayer escuchando Las inmortales conocí a Vaquero y mañana me pongo a buscar sus discos, ¡pinche buen grupo!”. Éste tipo de programas unicamente le dan más motivos a los demás estados del país para voltear a vernos como “esos pinches regios gruperos de caca”.  La cultura del rock es casi nula en ésta ciudad, sólo 3 bares en el Barrio Antiguo, por tomar un punto en la ciudad, tocan rock en vivo, las estaciones de radio están plagadas de estaciones gruperas con locutores más corrientes que el culo y cada vez más somos presa de modas musicales pasajeras, por ejemplo, el año ante pasado fue la música villera, el anterior la música de “chachas” (Sonora Santanera, Sonora Dinamita, y todo lo que comience con Sonora) qué ocasionalmente sólo se tocaba en bodas, ¿qué sigue? ¿el grupero romantic style?, ¡crap!

La música grupera no sirve para otra cosa que no sea amenizar las carnes asadas o las pedas del sábado en Monterrey.

Por último, he llegado a la conclusión de que los gruperos son como Maná, hacen canciones simples, sencillas, siempre han sonado igual, son mediocres y aún así llegan al pueblo. Caso raro, ¿no?

Lo único rescatable del programa Las inmortales en tv son las jevas que salen moviendo la cola. Aún así no es suficiente para ver esa porquería.

Advertisements