¿Y la dignidad?

Anoche encendí la televisión, y recordé que (por desgracia) es jueves, seguramente otro concurso para conocer que chica, chico, gay, niña, niño, gorda, gordo, ballet, abuelo o botarga baila ‘mejor’ reggaeton en un programa de Televisa Monterrey.

 

La duda (o morbo) me hace cambiar al canal 34, pero ¿que veo?, ¡dos niñas con trisomía 21 de aproximadamente 5 años bailando (o intentándolo) reggaeton!.

Recordé que ya había escuchado algo sobre éste concurso hace dos semanas.

 

Ya no me pregunto que concurso podrá seguir, el tal Recta (conductor de ‘Qué noche con Recta’ donde se da este decadente show) tiene una imaginación tan sorprendente, que le da para sacar una nueva categoría en su programa cada semana y así tener la atención del público débil mentalmente que cada jueves a las 10 de la noche se sienta/sentará en un sofá a ver su programa.

 

A éstas alturas la situación es ya ‘normal’, la televisión regia en los dos últimos años ha decaído bastante, programas como éste, el de ‘Mayito’ (no necesito reseñárselos [el programa], el simple hecho de saber quien conduce es suficiente), Volumen 2 (el conductor de este programa hacía ‘buenas’ entrevistas con personajes interesantes de la farándula, la fórmula le duró 3 meses y hoy después de 2 años intenta levantarse con concursos como ‘La chica del clima’. Donde chicas “guapas” intentan dar la sección del “pornóstico del tiempo”, patético),  Las Noches del Fútbol (éste programa si es realmente intragable) y otros más que no merecen ser tratados para evitarme disgustos.

 

Volviendo al tema inicial, ya es un asunto rudo que los padres de los niños con “capacidades diferentes” pongan a sus hijos frente a una cámara en televisión nacional para verlos intentar bailar, ¡qué absurdo!

Al ganador seguramente sólo se le dará el título de “el niño con capacidades especiales del reggaeton”, no más, ni quinientos pesitos para hacer el super les van a dar.

 

Éste programa creo polémica desde un principio al presentar mujeres desde los 5 hasta los veintitantos años como mero objeto sexual (disfrazándose de concurso para conocer a “La reina del reggaetón”, ajá). La ‘suciedad’ regia se ‘indignó’ por ver niñas vestidas como meras putas (perdón por la expresión, pero así fue) y contoneándose como teiboleras, y digo se indignó porque después de un año haciendo el concurso, la gente sigue mandando a sus niñas a la tele vestidas como putitas para que se muevan como bailarina exótica a cambio (de nuevo) de un título que no valdrá la pena la pérdida de dignidad. ¡Bravo!

 

Lo que ví anoche fue el colmo. “La culpa no es del indio sino de quien lo hace compadre”, a éstas alturas ya no me molesta ni me impresiona la actitud de la televisora que se empeña en pudrir la mente de la sociedad clasemediera (y la no tanto);  me pregunta es ¿dónde están los padres? Ah sí, lo olvidé, vistiendo a sus niñas para el concurso del próximo jueves.

 

¡Saludos!