Lo que fué del Zero Fest en Monterrey

15 bandas, demasiada gente, pocas atracciones, mucho olor a mota, jevas bien guapas, José María Torre entre el público, y el regreso de Los Fabulosos Cadillacs fue lo que nos dejó la edición regiomontana del Coca Cola Zero Fest.

Al evento arribé a las 3:40 de la tarde, exactamente para ver a Ximena Sariñana (tsss) terminar su actuación. Después de 25 minutos comenzó a tocar Attaque 77, primer banda que me interesaba ver (primera de dos, duh!) y que no venía por acá desde hace 3 años. Con 12 canciones y 35 minutos de actuación me dí por bien servido.

Terminando, Carlos (mi primo) y yo nos fuimos a comer algo y al finalizar jugamos Guitar Hero en un trailer  Xbox.

La espera para ver a LFC transcurrió tranquila, vagamos por el lugar, nos sentamos a descansar, vimos de nuevo, en unos plasmas, la caída de Katy Perry en los MTV LA, Carlos fue a comprar un souvenir, de nuevo yo me tiré al césped a oír música en el ipod, nos acercamos a escuchar “La célula que explota” de Jaguares (canción con la que cerraron su actuación), y por fín, decidimos ir a tomar nuestro lugar (sí, una hora y media antes) para la actuación de LFC, donde en ese momento estaba tocando Thevery Corporation, una banda que, a ciencia cierta no sé que tocaban pero tenían una onda bien rave-psycho-dj-dance-electro rarísima.

Después de soportar a éste grupo esperamos poco más de una hora para ver salir a LFC, lleno total en el escenario negro, efusividad, nerviosismo y muchas ancias era lo que se sentía momentos antes de ver a la banda de Flavio y Vicentico en acción.

En punto de las 22:30 hrs salieron Los Cadillacs a tocar, éxito tras éxito, sólamente clásicos fue lo que nos presento la banda argentina. Desde Manuel Santillán, El León, pasando por V Centenario, Carnaval toda la vida, Vasos Vacíos, Siguiendo la luna, y terminando con Yo no me sentaría en tu mesa, después de 90 minutos de concierto la gente quedó más que complacida de ver regresar a ésta gran agrupación.

En punto de las 00:10 hrs la banda se despidio, se apagaron las luces del escenario y (creo que) todo mundo se fue a su casa a pesar de que en el escenario rojo aún tocaba Junkie XL y terminaba a las 01:00 hrs.

Y cómo yo lo pasé bomba, les dejo algunas fotos para que vean cómo estaba “el pedo”:

¡Saludos!